Olas de calor e incendios forestales: ¿Cómo los está enfrentando Chile?

El Comité de Sustentabilidad de BRITCHAM organizó, en conjunto con Arauco, un seminario en el cual la empresa forestal compartió su experiencia después de las últimas catástrofes incendiarias y los desafíos que tenemos como país frente a estos eventos.

POR MARTINA BISQUERTT

Las históricas olas de calor e incendios que se han registrado en diferentes partes del mundo, han obligado a muchos países a diseñar un programa enfocado en la prevención y la gestión eficiente a la hora de combatir el incendio una vez que se ha desatado. Para entender un poco más como está enfrentado Chile este escenario, la Cámara Chileno Británica en conjunto con Arauco, organizaron un seminario en el cual la empresa forestal compartió su aprendizaje a partir de los incendios forestales ocurridos en enero de 2017, que se desarrollaron desde las regiones de O’Higgins y el Maule hasta el Biobío y La Araucanía, y donde en sólo cinco días se quemaron 250 mil hectáreas en Chile.

De la experiencia adquirida y de los desafíos que tenemos como país frente al control de incendios, habló en esta entrevista Juan Andrés Anzieta, Gerente de Medio Ambiente y Comunidades Arauco.

¿Cuál fue la gran lección de Arauco después del incendio del año 2017?
Aprendimos que necesitábamos trabajar mucho más en conjunto con las comunidades que viven alrededor de nuestra actividad forestal en el tema de la prevención de los incendios forestales. Por eso junto con otras empresas y el Estado, desarrollamos una red de prevención comunitaria que se estableció en más de 300 lugares para que fuera la propia comunidad en conjunto con nuestro apoyo, la que trabajara en la prevención de los incendios. Este aprendizaje nos llevó a formar como Arauco el programa “DeRaíz”.

Aprendimos que necesitábamos trabajar mucho más en conjunto con las comunidades que viven alrededor de nuestra actividad forestal

JUAN ANDRÉS ANZIETA, GERENTE DE MEDIO AMBIENTE Y COMUNIDADES ARAUCO

¿Cuál es el objetivo del programa “DeRaíz”?
Este proyecto hace un análisis bien profundo de las causas raíces del problema, por eso se llama “DeRaíz”, porque apunta a resolver los problemas desde la raíz. En ese sentido tiene cuatro grandes pilares: El primero es la prevención y el segundo el combate temprano. Un tercer pilar es la reforestación y restauración de los bosques plantados y los bosques nativos que se vieron afectados por los incendios, y un cuarto eje tiene que ver con impulsar la actividad económica y social que había en esta zona y que se vio gravemente afectada por el tema de los incendios.
Después de los incendios de 2017, ¿cree que, como país, estamos preparados para enfrentar un fenómeno como el que ocurrió ese año?
El verano 2018 tuvimos una mejor temporada en el sentido de que la superficie afectada fue mucho menor. Yo creo que gran parte de eso se debe a una mejor coordinación entre los distintos actores. A diferencia de lo que ocurre en otros países, en Chile un alto porcentaje de los incendios son causados por las personas y en ese sentido yo creo que también hubo una reacción de la gente en todos estos comités de prevención y por eso que el impacto fue ostensiblemente menor en comparación al 2017. Sin embargo, siempre debemos seguir en alerta.

¿Qué rol juega efectivamente el cambio climático en la explosión de los incendios?
Las condiciones de cambio climático hacen que cada vez tengamos veranos más secos y calurosos, con condiciones más extremas. De allí la importancia de estar muy bien preparados. Esto significa invertir muchos recursos en prevención, en el combate temprano y ver cómo entre todos nos hacemos cargo de un problema que no solamente es de las empresas forestales, sino también de las viñas, de las eléctricas, del gobierno, es decir, es un problema de todos.

¿Cuáles son las oportunidades de mejoras en la prevención y el combate temprano de los incendios?
En el tema de la prevención se puede trabajar mucho más con las comunidades, trabajar más en red y con más apoyo desde el gobierno y desde las empresas. En el tema del combate temprano, mejor coordinación, mayor interacción entre los actores que estamos preocupados del combate.

¿Cuál es el principal desafío en torno a la restauración y reforestación?
En este punto aún hay mucho por hacer. Lo principal es impulsar un trabajo conjunto entre los ministerios de Agricultura y Medioambiente con las empresas, con la sociedad civil, para poder restaurar aquellos lugares que fueron afectados. Lo mismo se debe hacer a la hora de impulsar la actividad económica, hacer un trabajo conjunto entre comunidades, empresa y gobierno.