Eduardo Bitran: “El hidrógeno verde es la llave maestra para una recuperación económica resiliente”

Plantea que Chile tiene ventajas para producir el combustible limpio a bajo costo con energías renovables y desarrollar una industria a 2030. Propone crear un mercado interno a partir de la descarbonización de la minería.

“El hidrógeno verde podría convertirse en una gran oportunidad de desarrollo para Chile”, afirma el presidente del Club de Innovación y exministro de Obras Públicas, Eduardo Bitran. Sostiene que este combustible -generado directamente del agua, mediante el proceso de electrólisis- podría reemplazar al diésel, e incluso, posicionar al país como líder exportador, porque es uno de los pocos temas donde tiene ventaja real”, afirma.

Bitran señala que el Consejo Internacional de Energía, plantea que Chile es el “campeón escondido” en materia de hidrógeno, porque aún no ha desarrollado proyectos importantes en la materia, a pesar de sus ventajas comparativas, es decir, producir hidrógeno a menores costos a partir de energías renovables como la solar o eólica.

Imagen foto_00000003

Señala que el desarrollo de este combustible limpio podría ser clave para una reactivación económica. Explica que el mundo a 2030 podría generar 30 millones de empleos y ventas por US$ 2.500 millones, mientras en Chile, podría actuar como un dinamizador de la economía, generando al menos un millón de empleos en transporte público, de carga, minería y pesca a 2050. “Chile necesita crecimiento y el hidrógeno verde es la llave maestra”, afirma Bitran.

Además, el hidrógeno jugará un rol clave en el plan de reducción de emisiones de Chile a 2030, expresados en los Compromisos Nacionalmente Determinados (NDC, su sigla en inglés), que establece que la generación de hidrógeno verde debe representar entre el 18% y el 27% de la reducción de Gases de Efecto Invernadero, al reemplazar los combustibles fósiles.

– ¿Por qué Chile podría desarrollar un mercado del hidrógeno verde?
– En el norte, el país tiene una posibilidad de producción de energía solar en enorme magnitud y a precios que pueden ser los más competitivos del mundo. Y también en la Patagonia, con energía eólica. Hay un enorme potencial.

Hay que pensar el hidrógeno verde como el desarrollo de una gran industria a 2030. Y si al fin de esta década se desarrolla el mercado, Chile podría exportar a costos de producción muy competitivos, bajo US$ 1,50 el kilo a 2030, a países como Japón y Alemania, los principales campeones en esta materia, por sus estrategias de llevar el combustible como una herramienta para su industria.

– ¿Y cómo se explota el potencial nacional?
– Primero, se plantea generar un mercado doméstico en la minería. La mitad de la energía que consume este sector son combustibles fósiles, fundamentalmente el diésel (…) Si se descarboniza la minería, con electricidad renovable y sustituyendo los combustibles fósiles, la industria se posiciona como una minería baja en emisiones, y eso tiene un efecto muy significativo de diferenciación, produciéndose una externalidad positiva directa en nuestras exportaciones de cobre.

– ¿Cuáles serían los principales competidores de Chile?
– Algunos países del Golfo Pérsico, como Dubai, Arabia Saudita, donde actualmente hay desarrollo solar. También está Marruecos, pero tiene condiciones solares muy menores a las nuestras. La ventaja de todos estos países, es que están más cerca del mercado europeo. La zona realmente competitiva para Chile es China, pero eso va a ser absorbido en el mercado interno.

Recuperación sostenible

– ¿Cómo podría influir el hidrógeno verde en la recuperación económica?
– Se ha planteado la necesidad de una recuperación resiliente, lo que significa reducir las incertidumbres que enfrenta el planeta. En particular, aquella que implica el cambio climático (…) Que la recuperación no sea una recuperación gris, como la que ocurrió tras la Crisis Subprime, en que el consumo de combustibles fósiles creció significativamente y se aceleraron por algunos años las emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

– Y en la práctica, ¿en qué podría traducirse?
– Hoy hay un debate donde el Estado va a tener que hacer inversiones para impulsar la economía y ver qué medidas se pueden hacer, pensando en una sociedad más resiliente, y la amenaza del cambio climático es uno de los aspectos fundamentales. Los estudios internacionales hablan de que el hidrógeno verde va a permitir la descarbonización de la industria y si Chile asume el liderazgo en esta materia, obviamente va a tener un pulso por la posibilidad de exportar directamente esa energía limpia, que va a ser dinamizador de la economía y de la inversión, que trae empleo y crecimiento.

– ¿Cuál es la situación actual?
– Como el mercado hoy en día no existe y hay que crearlo, se requiere un rol público y un rol privado. Hay algunas iniciativas que se están abordando, por ejemplo, el Instituto de Tecnologías Limpias de Corfo. Otro ejemplo es la Misión Cavendish -que busca fomentar, precisamente, el desarrollo de proyectos vinculados a hidrógeno verde en el sector público, privado y la academia-, que está patrocinada por el Ministerio de Energía, y por el Comité Solar y de Innovación en Energías Renovables de la Corfo, lo que demuestra el compromiso del Estado en esta materia.

Fuente: La Tercera, 5 de mayo de 2020