Renta residencial resiste a la pandemia y firmas buscan transformar proyectos a este formato

Informe de BDO destaca que, al primer trimestre, el sector logró mantener sus niveles de ocupación, los que en el periodo cerraron en 97,3%.

A diferencia de lo que ocurre con el resto del mercado inmobiliario, los multifamily (edificios destinados exclusivamente para renta) han logrado resistir al avance de la pandemia por Covid-19.

Un estudio realizado por la consultora BDO mostró que, al cierre del primer trimestre de 2020, la renta residencial mantuvo estable sus niveles de ocupación (97,3%) e incluso ingresó un nuevo edificio, totalizando 51 en la oferta del Gran Santiago. Esto en un contexto donde las ventas de propiedades habitacionales han tenido un fuerte retroceso, por sobre el 25%.

Imagen foto_00000001

“Si bien se espera que la industria inmobiliaria no se recuperará de los efectos negativos de la crisis hasta, por lo menos, 12 meses más, el mercado de renta residencial en cuanto alternativa de inversión, mantiene su estatus como opción de menor riesgo frente a otros activos, previendo que no presentará bajas significativas, tal como se ha observado en crisis anteriores”, se explica en el informe.

Carlos O’Rian, presidente de KMA Asset e inmobiliaria ICalma, que construye activos para renta residencial, coincide en que el negocio no se ha visto mayormente impactado. “La crisis nos pilló bastante invertidos”, dice y explica que ya llevan construidas 988 unidades bajo este formato.

La cartera de proyectos tampoco se ha visto afectado. Se proyectan la entrada en operación de otras mil unidades más.

O’Rian señala que para esto están buscando un socio local. Hasta ahora, ellos mismos estaban operando los activos, pero el negocio se ha expandido -ahora participan también compañías de seguros-, por lo que se hace necesario tecnificarlo, dice.

Respecto a paralizaciones de proyectos, el socio de finanzas corporativas y transacciones de BDO, Nicolás Herrera, afirma que, dado que es un negocio a largo plazo, no se han observado bajas. “En la práctica, este debería ser un buen momento para tomar posición para el desarrollo de este tipo de proyectos”, dice.

Con todo, las proyecciones para lo que queda del año son positivas, pues se espera que ingresen otras 17 torres más al mercado, sumando 4.200 unidades habitacionales.

Reinvención de proyectos

Dada la mayor resistencia de este sector por sobre el resto de la industria inmobiliaria, el mayor operador del segmento del país, Assetplan, prevé que proyectos que originalmente estaban pensados para la venta, terminen bajo este formato.

“Se nos han acercado varios desarrolladores y creemos que esto va a incrementarse en los próximos meses. Dado que las proyecciones de las velocidades de ventas de las inmobiliarias van a bajar sustancialmente, se hará igual o más atractivo destinar los proyectos para renta y venderlos luego de un par de años de operación cuando tengan un flujo estabilizado”, dice el socio de Assetplan, Alfredo Alcaíno.

Agrega que “estamos trabajando con varias inmobiliarias para ayudarlos a evaluar el negocio de renta y realizar los ajustes necesarios, para que sean eficientes operativamente y atractivos para los arrendatarios”.

Dentro de todo, abril no fue un mal mes para la operadora. Alcaíno dice que lograron cerrar 80 nuevos contratos y el comportamiento de pagos mensual se ubicó en el 97%. Eso sí, la tasa de nuevos contratos de arriendo cayó al 30% de un mes normal, debido a las restricciones a la movilidad, sumado a la incertidumbre laboral y financiera que conlleva la crisis.

Fuente: Diario Financiero, 11 de mayo de 2020.