Hernán Brücher: SEA estudia propuestas para reactivar participación ciudadana de proyectos suspendidos

Director ejecutivo de la entidad enfatiza que el objetivo es que las medidas de gestión interna actualmente en estudio puedan armonizar con los términos de un eventual proyecto de ley.

A poco más de dos años de aterrizar en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), el director ejecutivo del organismo, Hernán Brücher, celebra la reducción de los plazos de evaluación y las señales entregadas para dar certeza jurídica.

El camino no ha sido fácil. La entidad ha debido enfrentar la crisis social y el Covid-19 sin detener el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Imagen foto_00000003

En marzo tuvo que tomar medidas y hoy cerca del 12% de los proyectos en calificación se encuentra suspendido para salvaguardar la participación ciudadana y el derecho de información de las comunidades. Frente a esto, el gobierno está buscando un mecanismo que permita adaptar el SEIA a los tiempos actuales para reactivar las inversiones, donde ya estaría colaborando con mociones parlamentarias que buscan un camino legal. De la mano a lo anterior, el SEA decidió hacer su propia contribución.

“Vamos a tener que adecuar la participación ciudadana y en este sentido hay muchas iniciativas, todas suman. Lo importante en este trabajo es que se está haciendo con los equipos internos y además se trata de mantener e incluso subir el estándar de participación ciudadana en el SEIA para continuar con la evaluación de estos proyectos”, adelanta.

– El gobierno se inclinaría por modificaciones al reglamento del SEIA más que una ley. ¿Están abiertos a discutir otras opciones?

– Todo suma. Estamos abiertos tanto a medidas de gestión interna como a que venga esta solución también por vía legal. No hay posiciones contradictorias, el interés común acá es mejorar la participación ciudadana.

– Los parlamentarios buscan que los ajustes sean por la vía de la ley y ya hay una moción en esta materia. ¿Cómo lo ven?

– Todo suma, y si es en pro de la participación ciudadana, en buena hora. Nosotros estamos levantando nuestras propuestas en las distintas regiones. La idea es mantener el trabajo con una visión regional porque todas las participaciones ciudadanas tienen una visión diferente de acuerdo a la zona en que se realiza.

– ¿En qué están trabajando en el SEA en concreto?

– Desde el punto de vista administrativo lo que nos corresponde es implementar medidas de gestión interna que puedan beneficiar la participación ciudadana y que también vayan de la mano con un eventual proyecto de ley que termine con un trabajo satisfactorio como producto final en el Congreso. Lo importante es que también las soluciones vengan de parte de los equipos internos del SEA y conversar todo esto con el Ministerio de Medio Ambiente que lleva la agenda legislativa.

– ¿Cómo se podrían garantizar estos procesos para que no se transforme en un conflicto en la justicia que termine por dilatar la tramitación de proyectos?

– Tendrá solución desde el punto de vista de implementar metodologías en el marco de la normativa ambiental vigente que mantengan o suban el estándar. Eso es lo que hoy estamos estudiando y esperamos tener un buen instrumento que permita mantener este derecho a la información, a realizar observaciones y a obtener una respuesta fundada por parte del órgano administrativo. Lo más importante es que la garantía está, porque esto tiene revisión en el Tribunal Ambiental. El estándar de la participación ciudadana es muy elevado, la idea es mantenerlo y no generar mayores conflictos de orden ambiental.

– ¿Cuánto plazo se tomarán para estas propuestas?

– Inicialmente la idea es dar un primer paso durante junio para que sean conocidas por la ciudadanía y podamos debatirlas para tener algún feedback. La idea no es extender esta situación y lo ideal es hacernos cargo prontamente de esto con medidas metodológicas que desde nuestro punto de vista tienen que pasar por temas de gestión interna. El resto de las soluciones, ya sea modificación de reglamento o de orden legal, se sumarán a lo que estamos haciendo hoy.

La relación con el Poder Judicial

– Al asumir en el SEA abordó el desafío de despolitizar la evaluación ambiental de los proyectos. ¿Se cumplió la tarea?

– Estamos dando cuenta de una evaluación técnica hoy que se ve reflejada por todas las revisiones. Hemos tenido un aumento en los juicios y en la mayoría hemos pasado la vara de revisión por parte del Tribunal Ambiental y eso da cuenta que se ha mantenido un criterio de orden técnico al interior del SEA. A veces hemos tenido que rechazar proyectos, Estudios de Impacto Ambiental (EIA), que evidentemente pueden ser vistos como un desincentivo de la inversión, pero nuestra obligación es mantener el criterio técnico.

– ¿Cómo ven que a veces se contradice la posición del SEA en la justicia?

– No veo en estos casos contradicciones. El SEIA es bastante dinámico. Lo que entendemos por medio ambiente es un concepto en permanente interacción, dinamismo, y éste último incluso va bastante más rápido que la agenda legislativa. El objetivo del SEIA y del SEA es ir adecuándose a esos cambios y hacerlos en su esfera de competencia. Esto pasa también por ver cómo evaluamos. Esto es desde el punto de vista técnico y nuestra gran meta es que esto sea revisado de forma satisfactoria por parte de los tribunales de justicia.

– ¿Pero hay una pretensión de la Corte Suprema de velar por los intereses de las comunidades antes que los juicios técnicos?

– Todos tenemos el interés de que haya una evaluación ambiental ponderada, protectora del medio ambiente y en su ámbito de acción. El SEIA no puede hacerse cargo de ámbitos de competencia que corresponden a otros instrumentos de gestión.

-¿En qué casos se evidencia esto?

-Por ejemplo, el SEIA no puede ser un instrumento de planificación territorial. A nosotros nos corresponde aplicar nuestros reglamentos, nuestras guías de evaluación y en eso nos vamos a mantener siempre con un ojo también en lo que se está señalando por parte de los tribunales.

El rol en escenario de crisis

– ¿Ven impactos en las cifras de seguir la crisis sanitaria?

– Tenemos indicadores de gestión asociados también a los plazos totales de tramitación. Estoy optimista en que vamos a poder mantener esos indicadores, pero sin duda estamos atentos a la contingencia nacional. Hay factores externos que pueden incidir en nuestro actuar diario, pero lo relevante es que hoy estamos funcionando y evaluando.

– ¿Qué rol jugará el SEA en la reactivación económica del país?

– El SEA cumple un rol muy relevante. Nuestra labor principal será velar porque todos estos proyectos de inversión cumplan con un estándar de mantener el cumplimiento de la normativa ambiental. Queremos inversión, inversión que tiene que ser sustentable y ahí es donde va a tener el ojo el SEA. Lo que nos corresponde es tener procesos ágiles que se condigan con una verdadera protección ambiental.

Reforma al SEIA: “Hay que buscar consensos”

La reforma al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) es una de las promesas del gobierno, pero ha tenido un lento paso en el Congreso, a pesar de presentarse el año pasado un nuevo texto. Consultado, el director ejecutivo del SEA reconoce que “es necesario hacer ajustes, sí, pero el tema es que tiene que generar los consensos y claramente en el Congreso hoy no estaban”.
A su juicio, “lo importante es que el SEIA está funcionando y técnicamente es el instrumento más robusto dentro del sistema de gestión ambiental a nivel nacional”.
Sobre la forma en que se podrían generar acuerdos, Hernán Brücher comenta que “habrá que buscar los consensos, pero no es un tema que le corresponda al SEA, porque nosotros no tenemos la agenda legislativa”. Eso sí, están llanos a conversar con cualquier sector, explicar los puntos de vista del servicio y las eventuales consecuencias que pueda tener una u otra modificación dentro del SEIA.
Asimismo, cree necesario poner acento en cómo se pueden mejorar otros instrumentos de gestión ambiental.

Fuente: Diario Financiero, 8 de junio de 2020.