El mundo no está bien encaminado para limitar el calentamiento global a 1,5 grados

Los objetivos que se anunciaron en París supondrían un calentamiento que estaría por encima de los 3 grados para 2100 comparados con los niveles de la época preindustrial. De seguir al ritmo actual, las temperaturas seguirán aumentando, causando aun más graves inundaciones, incendios incontrolables, clima extremo y la desaparición de especies.

Hemos avanzado en los últimos meses para acercar la curva de la temperatura a los dos grados, pero la ciencia nos demuestra que habrá mucho más por hacer para mantener la posibilidad de cumplir con el objetivo de 1,5 grados. El mundo deberá reducir las emisiones a la mitad en los próximos diez años y cumplir con

el objetivo de las emisiones de carbono cero netas antes de la mitad del presente siglo si queremos limitar la subida de la temperatura mundial a 1,5 grados.

Como parte del Acuerdo de París, todos los países deberán comunicar o actualizar sus objetivos de reducción de emisiones – las denominadas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) – cada cinco años de tal forma que reflejen sus metas más ambiciosas posibles y una progresión a medida que avanza el tiempo. Estos objetivos determinan en qué medida los países planifican reducir las emisiones en toda su economía, en sectores específicos, o ambas cosas.

En 2020 se cumplió el primero de estos ciclos quinquenales. Los países deberán actualizar sus objetivos para 2030 antes de que nos reunamos en Glasgow. Pedimos que todos los países los actualicen para que estén alineados con la limitación del aumento de las temperaturas a 1,5 grados. Es especialmente importante que los países desarrollados y los principales emisores tomen las riendas.

Si bien los objetivos son importantes, lo cierto es que deben ser llevados a la práctica rápidamente. Esta es la razón por la que los países desarrollados deberán eliminar la energía del carbón, y todos los países deberán comprometerse a no inaugurar o financiar nuevas plantas energéticas de carbón en el planeta.

De igual forma, debemos trabajar juntos para brindar mayor apoyo a los países en desarrollo y que puedan así ofrecer energía limpia a sus ciudadanos.

Los bosques cumplen una función fundamental en la eliminación del carbono del aire. Protegerlos es clave para cumplir con los objetivos del clima, habida cuenta de que se pierden a la velocidad de un campo de fútbol en segundos. Pedimos que los países trabajen unidos para reformar el comercio mundial de productos básicos agrícolas y ganaderos (tales como la carne o el aceite de palma y soya) recompensando la producción que es sostenible, y ayudando a los agricultores a que consigan una mejor vida al mismo tiempo que se protegen los bosques.

Finalmente, tenemos que limpiar el aire y reducir las emisiones de carbono encaminándonos hacia el uso de automóviles, camionetas y camiones de cero emisiones. El Reino Unido terminará con las ventas de nuevos automóviles diésel y de gasolina para 2030. Los países con mercados automovilísticos importantes deberán seguir nuestra tendencia. Si enviamos un mensaje claro al sector, la inversión se reorientará más rápidamente hacia las nuevas tecnologías limpias y todos los países podrán disfrutar antes de estas ventajas.

ESTAMOS AVANZANDO
Alrededor del 70% de la economía mundial está sujeta actualmente al compromiso de conseguir emisiones cero netas, comparado con el 30% existente cuando el Reino Unido asumió la presidencia de la COP.
Más de 80 países han actualizado formalmente sus objetivos de Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional y todos los países del G7 han anunciado sus nuevos objetivos NDC posicionándose en la senda de lograr emisiones cero netas para 2050.
Representando alrededor de la mitad de la economía global, todos los países que forman parte del G7 han actualizado sus objetivos 2030 alineándose con las emisiones cero netas para 2050.
Las nuevas plantas de energías solar y eólica son ahora más baratas de construir y operarque las nuevas plantas energéticas de gas y de carbón en dos tercios de los países del
mundo.

DEBEMOS ACTUAR CON URGENCIA

“La COP26 nos brinda la oportunidad única de adoptar medidas de forma inmediata para abandonar la época de los combustibles fósiles y empezar a regenerar la naturaleza asegurando igualmente que todos nuestros ecosistemas naturales permanecen intactos. En tanto que las naciones buscan formas de reconstruir sus economías después de la pandemia COVID19, hemos constatado interés en “volver a construir mejor” mediante la recuperación verde.
Más y más países, negocios e inversores presentan propuestas con compromisos para descarbonizar para 2030 o 2050. Pero si bien estos
compromisos a largo plazo transmiten un mensaje muy importante, son las decisiones que tomemos hoy lo que realmente importa. Aquellas cosas a las que accedemos. Aquellas cosas a las que nos negamos y en qué y hacia dónde debemos dirigir nuestras inversiones de capital financiero y humano ahora y en el futuro. Las miradas de los jóvenes están puestas en la COP26 y en adelante, cada día, minuto y hora que pase sin que haya acciones urgentes supone un fracaso para las nuevas generaciones. La crisis climática está ya causando gran cantidad de daños a muchísimas personas. Si bien es cierto que todos afrontamos la misma tormenta, no estamos todas las personas en el mismo barco. La COP26 brinda una oportunidad y un momento para avanzar e ir de los compromisos a las acciones urgentes y reales”.

 

ELIZABETH WATHUTI
CO PRESIDENTA DEL SUR GLOBAL DEL CONSEJO ASESOR JUVENIL Y DE LA SOCIEDAD CIVIL DE LA COP26 Y FUNDADORA DE LA GREEN GENERATION INITIATIVE [INICIATIVA GENERACIÓN VERDE]

 

DAR PRIORIDAD A LA NATURALEZA

“Tenemos que trabajar en pro de la naturaleza con la misma energía que hemos visto en la revolución tecnológica limpia. En tanto los
gobiernos planifican la recuperación económica de Covid-19, tenemos una oportunidad única en una generación de reconciliar nuestras economías con el mundo natural y caminar hacia un futuro más verde, seguro y próspero”.

LORD ZAC GOLDSMITH
MINISTRO PARA EL PACÍFICO Y EL MEDIOAMBIENTE