HCS Capital anuncia tercer fondo para invertir en diez startups tecnológicas

La compañía, fundada por chilenos en Miami, se especializa en emprendimientos tecnológicos de finanzas y seguros. Ya tienen cuatro startups confirmadas para el nuevo fondo, las que se sumaron a su portafolio este año.

“Nosotros no vamos por las perlas raras, vamos por las rarísimas”, dice Alex Horvitz, el chileno que, luego de una carrera de 30 años trabajando en la industria internacional de finanzas y seguros, fundó, junto a Luis Felipe San Martín, HCS Capital, fondo de venture capital (capital de riesgo) que se especializa en FinTech e InsurTech.

Hoy la compañía con sede central en Miami, Estados Unidos, está armando su tercer fondo, HCS Tech Fund III, que busca invertir US$ 50 millones en diez startups, de las cuales ya hay cuatro confirmadas.

Imagen foto_00000005

Horvitz, CEO de HCS Capital, afirma que ya levantaron US$ 25 millones con capitales extranjeros para la primera etapa del fondo y que la mitad restante espera cerrarla con inversiones de family office chilenos, razón por la que visitó el país en diciembre y fue entrevistado por DF.

HCS Capital

Fundado en 2016, el fondo de inversión busca emprendimientos de base científico-tecnológica que se enfoquen en la industria financiera o de seguros.

El CEO explica que apuntan a financiar pocas startups, pero con montos grandes, por lo que tienen un proceso exhaustivo para seleccionarlas. “De cada cien compañías que revisamos, invertimos en una. Es el filtro para encontrar la perla rarísima”, afirma.

Horvitz dice que esto implica “estar en el barro” junto a los emprendimientos, ayudarlos en sus operaciones e incluso contratarles nuevos equipos técnicos.

“Identificar las startups con potencial es importante, pero lo más difícil son los tres o cinco años que trabajamos con ellos para que crezcan”, asegura.

Entre 2017 y 2018 incluyeron a las primeras cinco compañías en su portafolio, cuatro de ellas chilenas: Jooycar, WeTech, Red Capital y Ceptinel. La quinta es Figo, firma estadounidense de seguros de mascota que vendieron en octubre.

En 2019 abrieron una oficina en Tel Aviv, en Israel y, en 2020, otra en Santiago.

El Tech Fund III

Este año, HCS Capital ya sumó cuatro startups a su portafolio. Dos son de Israel: Scadafence, enfocada en ciberseguridad para infraestructuras críticas como la producción de alimentos, agua o electricidad, y Sigma 360, que detecta a los clientes más riesgosos para las compañías de seguros con la misma tecnología que usa el ejército israelí para encontrar amenazas terroristas.

La tercera es Denexus, de EEUU, que mide los riesgos de ataques cibernéticos de una compañía y los convierte en seguros, y la cuarta, es la chileno Lisa Insurtech, que utiliza Inteligencia Artificial (IA) para procesar y optimizar la revisión de los siniestros en las aseguradoras.
“De todas las compañías en que hemos invertido es la con crecimiento más rápido. Su crecimiento es vertical”, dice Horvitz.

Las otras seis startups las confirmarán en los próximos 12 a 18 meses. Cada una recibirá un monto promedio de US$ 5 millones que se entregará de manera gradual en un plazo de tres años. Al principio recibirán entre US$ 1 y 1,5 millones, cifra que va aumentando y puede llegar hasta US$ 10 millones “si la compañía es excepcional”.

El panorama chileno

Horvitz es ingeniero industrial de la Universidad de Michigan, fue director de la consultora McKinsey en Suiza y trabajó en la creación de nuevos negocios de Allianz, aseguradora y proveedora de servicios financieros alemana.

Cuenta que en los últimos años ha visto un cambio radical en los family office e inversionistas chilenos en materia de venture capital. “Ven las noticias de Notco y Cornershop y dicen: ‘Estas compañías nacieron aquí y yo no hice nada’. No solo hay más interés, sino que la gente entiende más del rubro, algo que hace dos o tres años no existía”, afirma.

Dice que “le daría una nota muy alta” al ecosistema de emprendimiento chileno y que la creación de Startup Chile hace una década “fue visionaria” y ha atraído innovación nacional y extranjera.

Sostiene que el mercado local, a pesar de ser pequeño, es muy competitivo. “Por ejemplo, Jooycar, de fundadores chilenos y mexicanos, en el mercado de seguros tiene clientes gigantes como Zurich, Sura y HDI. Para convencerlos a ellos hay que ser muy buenos”, argumenta.

Por último, dice estar “muy sorprendido” del alto nivel técnico de los ingenieros chilenos de distintas universidades. “Por ejemplo, Lisa Insurtech nació de la Federico Santa María, y el know-how matemático es sobresaliente”, afirma Horvitz.

Fuente: Diario Financiero, 24 de diciembre de 2021.