franja

Tom Canning, medalla OBE en educación: “Las condiciones económicas no deben usarse como excusa para resultados pobres”, Inside BRITCHAM, Ed.9, abril de 2018

Tom Canning medalla OBE en educación “Las condiciones económicas no deben usarse como excusa para resultados pobres” Inside BRITCHAM Ed9 abril de 2018 Publicado : 30/04/2018

El reconocido maestro, ejemplo de la educación inclusiva a nivel mundial, que cambió una escuela en riesgo para convertirla en un ejemplo en Inglaterra, relata las claves de esa experiencia, las similitudes con Chile y la nueva forma de hacer clases en un aula multicultural.

Por Lucy Willson

Impecable. De corbata y maletín, Thomas Canning (53) recrea en cámara la primera vez que cruzó las puertas de Tollgate School, en la zona Este de Londres. “Se veía un lugar sombrío, poco atractivo. Mi primera impresión fue que no parecía un ambiente para nada estimulante”, recuerda de ese día de 2004. El educador aterrizaba a una zona no muy distante de aquella que daba vida cuatro décadas antes a la clásica película “Al maestro con cariño” y, al igual que el personaje de Sidney Poitier, sus desafíos eran profundos: no sólo subir el nivel académico de una escuela primaria deficiente, también elevar el autoestima de los pequeños escolares, crear comunidad y hacer atractivo el lugar para que llegaran los mejores profesores. Bajo su mando, en un par de años Tollgate era un ejemplonacional de superación y buenos resultados. En2007, el Primer Ministro Gordon Brown los visitaba conla prensa y para 2010 el director Canning recibía de la Corona la medalla Oficial del Imperio Británico por sus servicios a la educación del país. ¿Cómo pasó? Partió por lo básico: cambiando su primera sensación. Puso logos de colores, arte de los niños, espacios para jugar y, luego, pidió dinero para tentar con buenos sueldos a maestros de excelencia para que aterrizaran a esta zona multicultural y, muchas veces, problemática. Lo que parece un logro lejano, puede estar mucho más cerca de lo que se piensa. “Hace tres años tuve la suerte de visitar algunas escuelas en Santiago donde asistían alumnos que provenían de vecindarios socio-económicos deficientes, y los profesores de estos centros educacionales enfrentaban los mismos desafíos que nosotros en Londres”, nos cuenta Tom Canning al teléfono desde Inglaterra. “El mensaje que compartí con los profesores chilenos fue que las condiciones económicas nunca deben usarse como excusa para resultados pobres en educación” enfatiza.

¿Cómo se logra?

Viendo las barreras del aprendizaje y una es, obviamente, los recursos. Nuestras escuelas necesitan estar equipadas para nutrir, motivar e inspirar a nuestros niños. Es la forma para equiparlos con el conocimiento, las habilidades y experiencia para tener realmente un futuro prometedor.

¿Y qué hacen para extender la experienciafuera de la escuela?

Apuntamos a que nuestras familias desfavorecidas económicamente valoren la educación y al colegio como una opción para la vida futura de sus niños. Trabajamos en estrecha colaboración con madres y padres para asegurarnos de que los alumnos tengan sufi ciente rigor en el plan de estudios que les permitirá lograr éxito.

Luego de su paso en Chile, ¿qué hace mejor opeor nuestra educación respecto de la británica?

Los profesores que conocí en varias escuelas de Pudahuel eran muy similares a los nuestros. Entonces, la voluntad estaba ahí. Lo distinto era el sistema salarial. No era muy atractivo atraer a los profesionales más brillantes de Chile a estas zonas. Era una gran diferencia entre el Reino Unido y Chile.

En Tollgate School tiene muchos niños de diferentes nacionalidades. En Chile estamos en un intenso proceso de inmigración, ¿cuál es su consejo para integrar estas nuevas culturas y razas?

Este tema lo discutí extensamente con mis colegas en Chile. En Tollgate tenemos 46 idiomas diferentes de una comunidad de aprendizaje diversa representada por 35 países. Entonces, somos una escuela rica en diversidad. Lo que enfaticé en Santiago fue que eso es positivo, no es negativo. De hecho, es nuestra mayor fortaleza.

¿Cómo utilizan la diversidad a su favor?

Los niños extranjeros que usan inglés -o español en Chile- como segundo idioma, entran a la escuela y ya saben mucho sobre cómo funciona el lenguaje. Son hábiles y se asimilan muy rápidamente en el colegio. Dentro de un año van desde las primeras etapas de aprender el inglés a una plena fluidez. Se darán cuenta de que esto también ocurrirá en Chile. Esos alumnos tienen esa ventaja sobre sus compañeros monolingües y les va muy bien en nuestro sistema escolar, traen sus habilidades de sus experiencias en el extranjero, son trabajadores y buenos estudiantes.

¿Cuáles son las claves de un buen maestro?

Reconocer que el mundo ha cambiado con internet y el hecho de poder llegar a cualquier punto del mundo en 13 horas máximo. Los maestros deben aprovechar las ventajas del Chile moderno: la etnicidad de las salas de clases está cambiando y continuará modificándose. Entonces, los profesores deben ver el mundo a través de un nuevo par de ojos.

¿Qué necesitan los profesores de esta sala de clase diversa?

Mirar el currículum. Lo que solíamos enseñar hace cuarenta años ya no es aplicable. En el caso de Chile, probablemente por primera vez las clases de lectura y números se están impartiendo a niños cuyo primer idioma no es el español. Así que hay que dedicarse a que la enseñanza sea más interactiva y concreta para que los chicos puedan hacer, sentir, ver y entender antes de pasar a clases en abstracto. Algunos de esos niños son brillantes, y tan pronto como dominen la lengua obtendrán grandes resultados.

¿Cuál es la misión de un director?

Tienen que ser fuertes. Con confianza deben estimular a sus profesores para que vean el multiculturalismo y los cambios en las aulas como un aspecto positivo. Reconocer que el único factor que une a todos, independientemente de la cultura o el idioma, es que somos británicos –en su caso, chilenos–. Es importante que todos los chicos comprendan los valores del país. Crecerán como futuros ciudadanos de Chile y deben sentirse incluidos, como una parte brillante del futuro y, por lo tanto, merecen profesores que les den una educación de primera clase.

 

Liceo CEP de Pudahuel:

Ejemplo de educación inclusiva en Chile

No hay espacio a profecías autocumplidas. Una de las misiones del liceo técnico profesional CEP de Pudahuel -que ofrece las carreras de administración de empresas, mecánica automotriz, atención de párvulos y metalurgia extractiva- es enfatizar a sus estudiantes que no sólo son capaces de cambiar reglas impuestas socialmente, sino que también de construir un futuro acorde a sus sueños. Los empodera para que se vean como universitarios o emprendedores y desarrollen un proyecto de vida. Con 31 años de existencia en el centro de una población vulnerable, este colegio abre sus puertas a todos los que desean ingresar. “Desde antes de que se implementara la reforma educacional, aquí no se realiza proceso de selección. Lo que permite una gran diversidad”, cuenta Pablo Salvador, profesor de Historia y hoy becado en el plan de formación de directores. “Hay escolares de distintas religiones, orígenes, países y orientaciones sexuales que se relacionan con respeto”. Ahora el desafío es subir la vara académica. Ya tienen un programa especial que permite a los escolares entrar directo a la universidad. Hay ex alumnos en la UC y Usach. Se siente el orgullo: “Entre el niño que entra a Primero Medio y el que sale de Cuarto, hay otra persona. Se ve una transformación desde lo conductual, modales a disciplina. Y ellos lo reconocen”.


Volver
franja abajo
Fondo Bandera