¿Impulsará COVID-19 las fusiones y adquisiciones y la transformación?, EY, 3 de febrero de 2021

Los líderes ejecutivos replantean las estrategias corporativas y planean invertir para salir de la crisis.

Aunque los ingresos y los beneficios se han visto afectados, las empresas se sienten satisfechas con su rendimiento durante la pandemia, pero reconocen la necesidad de invertir para la recuperación.

La mayoría de los ejecutivos llevaron a cabo una revisión exhaustiva de la estrategia y el portafolio, centrándose en la inversión en capacidades digitales y tecnológicas centradas en el cliente.

Fusiones y adquisiciones será una opción estratégica preferida cuando las empresas busquen acelerar su crecimiento en el mundo post-pandémico.

La pandemia ha impulsado un reajuste estratégico, con audaces intenciones de inversión que ahora se centran en prosperar y no sólo en sobrevivir al otro lado.

Alivio y optimismo son los dos sentimientos que subyacen en las respuestas a nuestra última encuesta del Barómetro de Confianza del Capital Global de EY, realizada a más de 2.400 líderes ejecutivos de todo el mundo.

Alivio como resultado de navegar por una intensa disrupción e incertidumbre — sobreviviendo a una crisis existencial que ha visto caer los ingresos para el 88% de las empresas globales y la rentabilidad para el 92%.

Y optimismo, ya que las lecciones aprendidas de esta crisis mundial han animado a los ejecutivos a realizar cambios profundos y de gran alcance en aspectos fundamentales de sus negocios. La gran mayoría, el 86%, ha llevado a cabo revisiones exhaustivas de la estrategia y el portafolio durante la pandemia.

El reajuste estratégico que está saliendo de esta crisis se centra firmemente en una nueva agenda de crecimiento. Muchas empresas han estado en modo de defensa, pivotando las operaciones a gran velocidad o pasando a un entorno totalmente remoto y digital, gestionando a través de desafíos estratégicos, comerciales y operativos únicos. Esa agilidad estratégica ha alimentado una mentalidad optimista — una visión clara de un mañana mejor. También ha proporcionado una visión clara de cómo llegar allí: reajustar, realinear, reiniciar.

Ahora casi dos tercios (63%) de las empresas tienen previsto aumentar la inversión en tecnología y capacidades digitales. Algo menos de dos tercios (57%) aumentarán la inversión en la participación de los clientes.

Y muchos están optando por transformarse a través de transacciones, con casi la mitad de los encuestados (49%) planeando adquisiciones en los próximos 12 meses — y la mayoría de los posibles negociadores (65%) están buscando activos a nivel internacional en lugar de nacional. Buscan adquirir startups innovadoras y competidores tecnológicos para acercarse aún más a sus clientes y mejorar los canales digitales que han resultado vitales para las empresas líderes en la recesión. Se espera que estas tendencias sigan siendo críticas a medida que los cambios de comportamiento acelerados por COVID-19 se mantengan más allá de la pandemia.

Y esta inversión ya se está produciendo. El segundo semestre de 2020 fue el más alto registrado en fusiones y adquisiciones. Las empresas están actuando claramente en respuesta a su experiencia y preparándose proactivamente para un panorama de mercado diferente.

Aunque la pandemia sigue siendo el problema número uno y el principal riesgo para los ejecutivos, los problemas preexistentes no han desaparecido. Muchos se han acelerado. Las empresas deben seguir siendo parte de la solución climática, en lugar de ser percibidas como el problema. También tienen que generar valor a largo plazo — un crecimiento sostenible e integrador que beneficie a todos los stakeholders de la sociedad. Esa es la nueva línea de fondo.

Los ejecutivos también están navegando por un entorno económico y geopolítico global cambiante. Los efectos a más largo plazo de COVID-19 sobre el entorno geopolítico se cristalizarán este año. La gestión de estos riesgos políticos requiere una geoestrategia eficaz — la integración global e interfuncional de la gestión del riesgo político en la gestión del riesgo, la estrategia y la gobernanza más amplias.

En última instancia, los ejecutivos esperan un entorno competitivo, económico, geopolítico y social totalmente refundido y restablecido. El trauma de COVID-19 ha hecho que se preste aún más atención a la transformación, y las empresas planean ahora no sólo restablecer el rendimiento, sino también replantear su futuro para un mundo post-pandémico mejorado.

Fuente: EY, https://www.ey.com/es_cl/ccb/mergers-acquisitions-strategy-survey-summary, 3 de febrero de 2021.